Para mi trabajo artístico utilizo como material de modelado la arcilla; siento que me da una forma especial de transmitir la energía a lo que estoy modelando.

Tiene un movimiento único que acompaña el trazado de mi mano y logra el acabado que proviene desde dentro de mi ser.

Esta última palabra es muy importante en mis obras, no puedo dejarlas hasta no saber que “son” por ellas mismas, en ese momento se que mi trabajo terminó.

Cuando sé que la obra existe por si misma sin necesitarme, ya sea para  explicaciones u otros pretextos.

Utilizo el cuerpo humano puesto que, al ser algo tan familiar para los ojos, me puedo expresar y llegar al otro de una forma no invasiva a simple vista, así aflorar sentimientos o pensamientos que el espectador no esperaba le llegue de una fuente que le es tan cotidiana.